Thursday, Nov 23rd

Last update08:49:19 PM

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel
You are here SOLIDARIDAD Y LUCHA Columnas Complejo de culpa

Complejo de culpa

El Banco Popular de Puerto Rico reclama ser una institución que ha representado los intereses y expectativas de los puertorriqueños en sus más de 100 años de existencia. Nada más lejos de la verdad. Como todo banco y parafraseando las palabras del Sr. Richard Carrión, “ningún banco da algo a cambio de nada”.

La realidad es que el Banco Popular representa los intereses de un sector de la burguesía nacional. Y como sector adinerado, se ha aliado con el país interventor en la colonia para hacer más dinero. En ese sentido el Banco Popular no ha asumido un proyecto a favor del desarrollo de la nación, sino que ha perpetuado la colonia a favor de sus intereses económicos.

Nos prestó dinero para endeudarnos. Nos vendió hipotecas para que pagáramos las casas una y otra vez. Desarrollo la red ATH para que dependiéramos de las transferencias económicas y de esa manera imponer un IVU al retiro de nuestro dinero. Con la red ATH cobra por el envío de los cupones, pensiones alimentarias, pagos de planes médicos, dietas del Fondo del seguro del Estado y cualquier otra necesidad que usted pueda tener.

En 1998 auspició la venta de la Telefónica cuando el interés del Pueblo era que no se vendiera. Con esa actuación, el Banco Popular representó los intereses de la banca internacional que impulsó el desmantelamiento del estado benefactor y la imposición de la privatización de las empresas gubernamentales.

Desde entonces el Banco ha desplazado a otras empresas, especialmente de la informática, para continuar acaparando mercados. Y continúa haciendo dinero. El lanzamiento de EVERTEC es el intento del banco de asumir la facturación y cobro de las principales empresas, especialmente la AEE. Con este proyecto el banco conocería las necesidades, estilos de gastos y consumo de la familia puertorriqueña. Esa información es poder. Y sirve para manipular muchas cosas, crear necesidades, sembrar conductas, dirigir el consumo e impulsar opinión en los medios.

Pero el Pueblo ha reconocido que mientras el banco hace dinero, cada vez más se aleja de lo que una vez pudo ser la relación entre el amor y el interés. Al final, el interés mató el amor porque así hace más dinero.

Y llegó el 2008. El Banco Popular presidió el CAREF, impulsando las medidas que definieron la medicina amarga. Despidos de trabajadores, impuestos al Pueblo y la clase media, créditos para las empresas. Y el banco siguió alejándose del país y del Pueblo.

Su crisis moral y de imagen es tal que tuvo que hacer admisión de culpas por manejo de dinero sospechoso, pagar multas millonarias y remover temporalmente sus principales oficiales. Pero el banco siguió haciendo dinero, aún con nuestra crisis.

Y para lavar su cara, recurre a una estrategia típica de empresas en crisis de imagen. Auspician las actividades de mayor envergadura para el Pueblo puertorriqueño. Se envuelven en la cultura del país. Auspician nuestro Festival de CLARIDAD. Pagan una cantidad millonaria al Gran Combo para cambiar su canción a favor del TRABAJAR, sin disculparse el banco por proponer y promover el despido de 30,000 trabajadores y trabajadoras. Y ahora nos regalan, y luego nos venden, una obra maestra de la creación artística de Don Tite Curet Alonso. Contratan lo más preciado de nuestra juventud para encargarles la producción, creación y desarrollo de un especial para televisión y la posteridad. Participan nuestros mejores exponentes artísticos en una producción digna de ver, disfrutar y preservar.

Cree el Banco Popular que así podrá comprar las conciencias de nuestros trabajadores y trabajadoras. Pero se equivoca. La contradicción entre el sentimiento de país que la cultura afirma y el interés de tener más dinero a toda costa tiene un nombre. Es lucha de clases.

Tiene sentimiento y complejo de culpa. Intenta comprar indulgencias para ganarse al Pueblo. Y es que el banquero sabe que va perdiendo la lucha, aunque hoy tenga más dinero.

Tel. (787)724-6118 / 724-6119    Fax. (787)724-6149 PO BOX 9063,  San Juan, PR 00908