Thursday, Nov 23rd

Last update08:49:19 PM

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel
You are here SOLIDARIDAD Y LUCHA Noticias A la calle contra el llamado Plan de Ajuste Fiscal

A la calle contra el llamado Plan de Ajuste Fiscal

San Juan, PR - Las organizaciones sindicales que suscribimos esta declaración hacemos un llamado unitario a todas las fuerzas sociales del país a detener los planes del gobierno y de los intereses económicos para hacernos, a todos y todas, más pobres y desdichados mediante la imposición del llamado Plan de Ajuste Fiscal. Expresamos que no queremos ver más perdidas de hogares de trabajadores, que no queremos ver más familias destruidas, separadas, y/o desamparadas al sufrir el dolor causado por un gobierno que provoca la ida de familias del país para poder lograr un sustento digno. Afirmamos que no aceptamos más recetas venenosas para aumentar impuestos e imponer austeridad contra el pueblo.

Rechazamos el desmantelamiento de los derechos laborales para los empleados públicos y del sector privado, así como la privatización y desmantelamiento del Departamento de Educación, la Universidad de Puerto Rico, la Autoridad de Energía Eléctrica, la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, la Autoridad Metropolitana de Autobuses, la Autoridad de Carreteras y Transportación, Fondo del Seguro del Estado  y demás corporaciones públicas que representan nuestro patrimonio nacional para garantizar servicios esenciales para el pueblo.

Desde esta perspectiva unitaria y militante, instamos a cada organización a realizar aquellas actividades de divulgación, propaganda y movilización que obligue a los gobernantes a recapacitar y actuar en beneficio del país. Reconocemos la urgente necesidad de explicar de manera sencilla la realidad que vivimos de modo que cada ciudadano asuma su responsabilidad y compromiso de defender el país que vivimos.

Los trabajadores y trabajadoras no somos el problema del país. Tampoco lo es el costo del trabajo. El problema es un modelo económico que se agotó. Desde la década de 1950 se promovió la inversión extranjera basada en una mano de obra barata, la exención de contribuciones y una infraestructura conveniente al desarrollo industrial.

Este modelo produjo riqueza para los inversionistas, el desarrollo de una clase media y el mejoramiento de la calidad de vida en general. Ya para la década de 1970 el modelo inició su caída. Para compensar el agotamiento del modelo colonial, garantizar el enriquecimiento de unos pocos y mantener la actividad económica, el gobierno recurrió a préstamos masivos. Es así que se dispara el crecimiento de la deuda pública, que hoy ronda por los 72 mil millones de dólares.

Mientras por un lado, producimos riqueza ejemplificada en 35 mil millones de ganancias anuales a las compañías foráneas, por el otro, vivimos índices de desigualdad mayor y niveles de pobreza alarmantes. El problema es que el modelo económico colapsó para el país, no así para los inversionistas que continúan amasando riquezas ya sea mediante inversión de capital o mediante el cobro de intereses provenientes de la deuda.

Existen una claque de asesores, abogados de corporaciones, gobernantes, economistas, contratistas y otros allegados al poder económico que viven del conflicto y la crisis. Son estos los que con su mente mercantil nos presentan como alternativa un plan de recuperación económica y fiscal basada en que la clase trabajadora, los desempleados, amas de casa, jóvenes, estudiantes, jubilados, todos los asalariados,  asumamos el mayor peso por la crisis causada por su forma de gobernar y organizar el país.

Es por ello que hoy hablan de reducir el salario mínimo, recortar licencias de vacaciones y enfermedad, eliminar bonos a los trabajadores, extender periodos probatorios a los jóvenes, pagar menos salario mínimo federal, reducir los subsidios y ayudas a las clases indigentes, ampliar y aumentar impuestos (IVA), congelar el derecho de negociación colectiva, reducir beneficios de salud, cerrar escuelas, despedir maestros, reducir beneficios de retiro, eliminar subsidios a la Universidad de Puerto Rico, reducir las agencias del gobierno, entre otras medidas.

Quieren imponernos la misma receta fracasada que desde 1970 se viene aplicando en Puerto Rico y en diversos países a nivel mundial; reducción del estado benefactor, preferir lo individual a lo colectivo, promover la privatización de las empresas del estado y desregular el mercado para poder explotar al trabajador y el ambiente sin límite alguno.

Ante este cuadro, las organizaciones que suscribimos esta declaración reiteramos nuestro apoyo a aquellas medidas fiscales que le impongan contribuciones a las corporaciones foráneas y a los sectores más poderosos que se han beneficiado de la deuda pública y las exenciones contributivas. Además, rechazamos el plan patronal y abusivo de reforma fiscal del Gobernador Alejandro García Padilla, fundamentado en el Informe Krueger, que se pretende imponer al país.

Concretamente proponemos y actuaremos en conjunto para:

  1. Participar en la movilización convocada el viernes 11 de septiembre de 2015.

  2. Realizar asambleas de pueblo a nivel regional para discutir, analizar y recomendar actividades concertadas que se opongan a las acciones del gobierno.

  3. Promover que cada organización a su interior active sus estructuras de dirección para que aprueben actividades en oposición a las acciones del gobierno.

  4. Respaldamos una serie de propuestas entre las cuales destacamos, una moratoria en el pago de la deuda, invertir el pago retenido en proyectos de desarrollo económico, realizar una auditoría ciudadana de la deuda, encauzar a quienes defraudaron la confianza depositada en ellos y aprobar una reforma contributiva integral, donde aporte quien más tiene y puede.

  5. Convocar al pueblo trabajador a una asamblea nacional de pueblo durante el mes de octubre en la cual recomendaremos la aprobación de un Paro Nacional y otras acciones de movilización que sean efectivas para denunciar y detener las propuestas de ajuste que el gobierno quiere imponer, en particular la Junta de Control Fiscal.

Vamos a actuar en defensa del Pueblo, por garantizar el país que nos permita disfrutar de la riqueza que producimos, que la educación, el trabajo, la vivienda, la protección social y la salud sea la prioridad para todos y todas.


 

Tel. (787)724-6118 / 724-6119    Fax. (787)724-6149 PO BOX 9063,  San Juan, PR 00908