En San Juan, Puerto Rico - Representantes de los Trabajadores de la Coordinadora Sindical y del Frente Amplio de Solidaridad y Lucha entregaron hoy una PROCLAMA CONTRA LA REFORMA LABORAL al liderato legislativo de Cámara y Senado.

El documento llama la atención del nuevo ataque que se perfila contra los trabajadores dirigido a eliminar derechos adquiridos y a imponer nuevas cargas que seguirán empobreciendo a nuestro pueblo. Entre otras medidas, la llamada reforma laboral contempla:

reducir o eliminar las licencias por vacaciones y enfermedad;

reducir o eliminar los días feriados y el pago del bono navideño;

establecer jornadas de trabajo de diez horas diarias sin pago de tiempo extra;

reducir la compensación por despido injustificado y

eliminar algunas de las garantías contra el discrimen en el empleo.



Luis Pedraza Leduc, portavoz del grupo, destacó que mientras el gobierno extiende grandes beneficios contributivos a patronos y empresa privada se menosprecia y se eliminan derechos de los trabajadores, la mayor parte de éstos logrados mediante luchas y sacrificios.

Pedraza reclamó a los dirigentes legislativos que rechacen la propuesta empresarial de reducir los derechos de los trabajadores y que se revise toda legislación que provea incentivos a empresas que no aportan nuevos empleos a la economía del país.

La representación de los trabajadores fue recibida por los ayudantes principales de los presidentes de ambos cuerpos.


 

Texto integro de la Proclama contra la reforma laboral

Las organizaciones firmantes expresamos nuestro más firme rechazo de los trabajadores y trabajadoras del país a las políticas de recortes sociales y la supresión de los derechos laborales decretadas por el Gobierno en el sector público, así como la propuesta “Reforma Laboral” que reclaman los sectores empresariales del país.

El Gobierno de Puerto Rico ha defraudado a los ciudadanos que dice representar. Los brutales ajustes económicos que están adoptando como terapia de choque para salir de la crisis económica son injustos socialmente y equivocados económicamente. Durante la campaña política se prometió que no habría despidos y en la actualidad la cifra de empleados públicos despedidos supera los 20,000. De otro lado ya ha comenzado la supresión de los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras del sector privado, la mayoría de los cuales no tienen una organización sindical que los represente.

El primer ataque contra los derechos laborales en el sector privado fueron las enmiendas a la Ley de Cierre que conllevaron la eliminación de la paga doble los domingos, bajo la teoría de que la empresa privada aumentaría los empleos. Pero lo cierto es que el desempleo no ha bajado y el único logro de dicha legislación fue empobrecer a los trabajadores y trabajadoras que trabajan los domingos, mientras la empresa privada engorda sus bolsillos.

Ahora pretenden continuar con su ataque contra los derechos laborales en el sector privado bajo la misma justificación de que van a crear “más empleos”. Según han propuesto varios voceros patronales, la “reforma laboral” que desean conllevaría lo siguiente:

1.    Reducir o eliminar la licencia por vacaciones y enfermedad.
2.    Reducir o eliminar días feriados y el pago del bono de Navidad.
3.    Jornadas laborales de 10 horas diarias sin pago de tiempo extra.
4.    Reducir la compensación por despido injustificado.
5.    Mayor flexibilidad a la hora de despedir empleados, eliminando las garantías contra el discrimen en el empleo.

La “Reforma Laboral” propuesta por los patronos es una forma más de seguir empobreciendo al pueblo trabajador mientras aumentan sus ganancias. Ninguna de las medidas propuestas aumentaría el empleo en Puerto Rico.

La empresa privada no está en el negocio de proveer empleos: su negocio es aumentar sus ganancias a todas costa. Por eso es entendible que en su egoísmo y codicia promuevan una mal llamada “Reforma Laboral”. Lo que no es entendible es que el Gobierno, a través del Secretario del Trabajo, que se supone represente los intereses de los trabajadores del país, se sume al coro patronal y asegure que la “Reforma Laboral” es una de las promesas de campaña para los empresarios y que su objetivo es bajar el costo de hacer negocios en Puerto Rico.

Rechazamos enérgicamente cualquier intento de reducir los derechos de los trabajadores y trabajadoras en Puerto Rico. Más aún, rechazamos que el Gobierno siga extendiendo subsidios y exenciones contributivas a la empresa privada si esto no se traduce en mayores empleos bien remunerados. Sostenemos que la crisis fiscal que llevó al despido de 30,000 padres y madres de familia no fue el resultado de un exceso de gastos en el gobierno, sino en una insuficiencia de ingresos, producto de una política errada de subsidios y exenciones a la empresa privada, la cual no se ha traducido en más empleos.

Para muestra un solo botón basta: el gobierno le ha extendido a la empresa Cervecera de Puerto Rico (antes Cervecería India), un sinnúmero de beneficios contributivos durante más de treinta (30) años. Bajo un decreto de exención contributiva dicha empresa paga una contribución fija de sólo dos por ciento (2%) de sus ganancias. Además, dicha empresa está exenta en un 90% de contribuciones sobre la propiedad mueble e inmueble, a nivel estatal y municipal, así como una exención de 60% del pago de patentes municipales. Como si esto no fuera suficiente, también recibe un trato preferencial en el pago de arbitrios sobre la cerveza, así como tarifas preferenciales en el pago del agua y la energía eléctrica. ¿Y cuantos empleos ha creado dicha empresa en los últimos 30 años? NI UNO SOLO. Por el contrario, lejos de crear empleos los ha reducido: hace 30 años la empresa tenía 600 empleados y ahora tiene poco más de 200.

Continuar una política de legislación de privilegio para la empresa privada, sean subsidios, exenciones o “Reforma Laboral” no resolverá el problema del desempleo en Puerto Rico, sino que lo agravará, profundizando la crisis económica del país. Cada día los trabajadores y trabajadoras se hacen más pobres mientras que los ricos se hacen cada día más ricos. Esta situación provoca desesperación en el pueblo trabajador y es el caldo de cultivo para el aumento en la criminalidad y la violencia que nos azota. Por eso decimos: ¡BASTA YA!

Reclamamos del gobierno acción inmediata sobre lo siguiente:

1.     Que cese de legislar a favor de la empresa privada y contra el pueblo.
2.     Que rechace toda propuesta de la empresa privada de reducir los derechos laborales de los trabajadores.
3.     Que se le extiendan los derechos laborales, particularmente de licencia de vacaciones y enfermedad, a todos los empleados a tiempo parcial.
4.     Que se revise toda legislación que provea un incentivo o una exención a la empresa privada para verificar si efectivamente ha aumentado el empleo o no. En caso de que no haya aumentado el empleo se le debe cancelar de inmediato el incentivo o exención y comenzar de inmediato el recobro de lo invertido.
5.     Que toda inversión pública esté dirigida a la creación de empleos bien remunerados.


¡BASTA YA DE LEGISLACIÓN DE PRIVILEGIO PARA LA EMPRESA PRIVADA!
¡NO A LA REFORMA LABORAL Y LAS POLITICAS ANTI-OBRERAS!
¡RECLAMAMOS QUE EL GOBIERNO LEGISLE A FAVOR DEL PUEBLO TRABAJADOR!


Luis Pedraza Leduc
Portavoz

7 de septiembre de 2010

Declaran el 7 de septiembre, Día Internacional de Acción

Reconociendo la urgencia de integrar de manera militante el sindicalismo puertorriqueño al sindicalismo clasista internacional, la Coordinadora Sindical hace un llamado a todas las organizaciones sindicales, comunitarias y sociales a movilizarse y unirse el martes 7 de septiembre de 2010,  al Día Internacional de Acción. Para esta fecha, la Federación Sindical Mundial propone denunciar y protestar por la crisis mundial del sistema capitalista y lanzar reivindicaciones como alternativas al sistema económico. Esta crisis abarca todas las fases de nuestras vidas, la economía, la política, la cultura, el medio ambiente, la sociedad, incluso las relaciones personales de la gente. La crisis impone a cada país mayores deudas y políticas antiobreras.

Luis Pedraza Leduc, portavoz de la Coordinadora Sindical expresó que la lucha es de todas y todos, trabajadores, jóvenes, mujeres, inmigrantes, desempleados. Que en cada país, de manera coordinada, con cooperación y solidaridad, se deben crear las condiciones para responder a las necesidades de hoy.

“Es por ello que unimos nuestras fuerzas y voces el 7 de septiembre, Día Internacional de Acción. A partir de hoy, realizaremos una jornada de lucha en las cual distribuiremos boletines, haremos reuniones y micro mítines en lugares de trabajo, convocaremos a dos foros sobre temas urgentes como lo son el trabajo internacional del movimiento sindical y los retos actuales del trabajo.

El martes 7 de septiembre realizaremos dos actividades principales, la entrega de una proclama a funcionarios del gobierno y representantes patronales en la cual denunciamos como las medidas económicas y la llamada reforma laboral nos afectan negativamente. La otra actividad consistirá de un piquete a las 5:00 de la tarde frente al Departamento del Trabajo para denunciar la complicidad del sector gubernamental con el sector privado en la implantación de estas medidas en contra de nuestro Pueblo” añadió Pedraza Leduc.

Ampliando la argumentación sobre la necesidad de unirse a estas actividades el portavoz de la Coordinadora Sindical explicó que “la realidad inmediata nos hace actuar y reaccionar a esta olvidando o desconociendo aquellos eventos y procesos similares a los nuestros que ocurren en otros lugares del mundo. Desde esta perspectiva, la crisis económica que enfrentamos no está limitada a Puerto Rico y no es responsabilidad única de una administración de gobierno en particular. Esta visión más amplia de la crisis nos lleva al entendimiento de que lo que ocurre en Puerto Rico sucede en todo el planeta con mayor o menor énfasis”.

“Dicho de otro modo, vivimos la crisis del sistema capitalista a nivel mundial. En otros países  el Fondo Monetario Internacional impone condiciones a los gobiernos para prestar dinero. En Puerto Rico las condiciones nos la imponen los llamados bonistas.”

Pedraza Leduc recordó que la receta del Consejo Asesor para la Reconstrucción Económica y Fiscal, CAREF, de despedir empleados gubernamentales, privatizar los servicios públicos y desreglamentar los procesos de permisos es similar a propuestas practicadas en países de Europa, en Panamá, Argentina, u otros lugares del planeta.

Insistió que la lucha como clase trabajadora no puede estar aislada o separada de las luchas que otros trabajadores realizan a nivel internacional. Los días 21, 22 y 23 de julio de 2010 una delegación de la Coordinadora Sindical, constituida por los compañeros Ángel Figueroa Jaramillo, Ricardo Santos Ramos, Ralphie Dominicci en representación de la UTIER, José Rodríguez  Vélez del Movimiento Solidario Sindical, Gladys García de la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes-UPR, y Luis Pedraza Leduc por la Coordinadora Sindical y PROSOL UTIER, participaron del III Encuentro Sindical Nuestra América, celebrado en la República Bolivariana de Venezuela.

Durante los trabajos del evento se destacó la importancia de la clase obrera en la lucha por una sociedad más justa, el identificar los frentes de lucha de la clase obrera y del movimiento sindical internacional en el presente contexto histórico: rechazo a la liberalización de la economía, al pago de la deuda externa pública y a las privatizaciones en general, así como a toda forma de subordinación de la región y de los pueblos a los intereses del capital transnacional, a grupos económicos locales o al sistema internacional de dominación y sus instituciones, entre ellas el Grupo de los 20, el G-8, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Como parte del trabajo realizado la delegación boricua se reunió con el Secretario General de la Federación Sindical Mundial, George Mavrikos, con quien se intercambió proyecciones del trabajo internacional y la importancia de que Puerto Rico esté presente en el 16 Congreso Sindical Mundial a celebrarse en Atenas, Grecia en abril de 2011.

San Juan, PR – La Coordinadora Sindical y el Frente Amplio de Solidaridad y Lucha, FASyL, condenaron los actos de brutalidad policiaca y abusos de poder protagonizados por las fuerzas policiacas destacadas en el área del Capitolio.

Luis Pedraza Leduc, portavoz de ambas organizaciones, denunció como fragante violación a los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución de Puerto Rico y el derecho internacional. Expresó que la actitud prejuiciada y discriminatoria que expone el superintendente de la Policía, Sr. José Figueroa Sancha, al referirse a los estudiantes como delincuentes, a la vez que insiste en el uso de la fuerza desmedida para imponer su particular visión de orden, demuestra que este funcionario no está apto para responder con prudencia a los reclamos de justicia e igualdad que promueven grupos sindicales, comunitarios, políticos y estudiantiles, entre otros.

“El señor Figueroa Sancha no tiene la capacidad ni el temple para garantizar los derechos de libre expresión y asociación que promulgan las leyes en Puerto Rico. El señor Figueroa Sancha no puede controlar las emociones y actúa imprudentemente poniendo en riesgos la vida de miles de puertorriqueños, adultos, jóvenes e infantes. El señor Figueroa Sancha proyecta prejuicios, animosidad y violencia, conductas que inculca hacia sus subalternos provocando que estos actúen ilegalmente en violación de protocolos básicos y razonables al intervenir con ciudadanos que se expresan libremente”, expresó Pedraza Leduc.

“Ante tal incapacidad profesional, urge del Gobernador evaluar si esa es la conducta que él prefiere utilizar para enfrentar las fuerzas sociales que protestan por las políticas que el propio Gobernador llamó “medicina amarga”. Debe el gobernador expresar si los macanazos y la violencia de las fuerzas de choque son parte de la “medicina amarga” o si censura tal conducta” añadió el dirigente del FASyL y la Coordinadora Sindical.

El dirigente sindical exhortó al Pueblo a continuar la lucha contra las medidas de privatización, despidos, leyes a favor de los grandes intereses económicos, en defensa de las comunidades y el ambiente y no dejarse intimidar por los actos de excesos de fuerza policiaca. “Ante la brutalidad de las llamadas fuerzas de orden, contestemos con la sabiduría del Pueblo, con nuestra moral de luchar por un mejor país, por buscar seguridad, justicia e igualdad para todos y todas en Puerto Rico”, concluyó.