GOBIERNO INTENTA DESTRUIR TRABAJO COMUNITARIO

Oficina de Comunidades Especiales

(San Juan, Puerto Rico- 6 noviembre 2018)- Empleados de la Oficina de Desarrollo Socioeconómico y Comunitario (ODSEC) han sido trasladados desde las oficinas regionales de Ponce, Arecibo y Humacao, a la oficina central en San Juan, lo que ha redundado en el abandono de la gestión comunitaria directa que se realizaba a través de esa oficina en esas regiones que ahora quedan desatendidas. Los traslados, efectivos el 5 de septiembre de 2018, se han impuesto en violación a la ley y al convenio colectivo que cobija a esos empleados representados por PROSOL-UTIER.

PROSOL-UTIER denunció que traslados irracionales como de Ponce y Utuado a San Juan, son algunos de los sufridos por empleados de ODSEC. Realizados todos sin previo aviso y en calidad de inmediatez producto de una reunión a espaldas de la unión que representa a los trabajadores. Esa exigencia a los empleados ha provocado gastos adicionales de dinero en gasolina y consumo de alimentos, en exposición a accidentes, en fatiga y cansancio que se acumulan por los viajes, lo cual provoca efectos adversos que atentan contra la salud del empleado, la no atención de la familia y asuntos personales, entre otros efectos negativos. Incluso ha provocado al momento la renuncia o “despido constructivo” de dos empleados, pareciendo ser ese el verdadero propósito que persigue la agencia con el traslado de estos empleados.

“Sin la presencia de la Unión, y sin notificación a la Unión, se entregaron cartas a los empleados unionados, en la cual se afectan de manera grave y onerosa las condiciones de trabajo de estos servidores públicos. Trasladarlos de su lugar de trabajo de manera inmediata, es decir, al recibo de la comunicación, es contrario a las disposiciones del Convenio Colectivo, la legislación vigente y específicamente la ley orgánica de esa agencia. Además, afecta de manera sustancial el servicio promulgado por ley para el desarrollo socio económico de las comunidades, a la vez que despoja de las funciones principales a sus empleados. Curiosamente ese cambio no fue impartido por la autoridad nominadora, que es el director de la agencia y de la carta que ordena los traslados no se desprende justificación razonable para realizar ese proceso, lo que resulta totalmente irregular”, indicó el coordinador de PROSOL-UTIER, Luis Pedraza Leduc.

Pedraza Leduc destacó que “acciones como estos traslados solo refleja el desconocimiento y poco interés que tiene la actual administración con relación al trabajo comunitario que tanto necesita nuestro pueblo, especialmente en momentos de crisis”.

El Coordinador de PROSOL-UTIER añadió que “ante la gravedad de esos traslados y debido a otros hechos inexplicables, como lo fue irrumpir mediante la fuerza en la oficina de Ponce para apropiarse de equipo en lugar de coordinar una mudanza y traslado del mismo de manera ordenada, solicitamos por escrito al director ejecutivo de la agencia, Jesús Vélez Vargas, que detenga los traslados y devuelva de inmediato a estos empleados a sus puestos en las oficinas regionales”.

Ante el cierre de las oficinas que había en las regiones de los empleados trasladados, y ante la propuesta por parte del patrono de que fueran los empleados trasladados los que buscaran oficinas en esas zonas para realizar su trabajo, PROSOL-UTIER hizo la gestión y encontró oficinas viables para atender el servicio en cada zona afectada. Así identificó posibles oficinas en Ponce, Peñuelas, Juana Díaz y Salinas desde donde se puede atender la región sur. Esa información se le entregó al director de ODSEC. Oficinas para el área norte y este también están disponibles.

Pedraza Leduc se reafirmó en el reclamo al director de ODSEC, que por ser él la autoridad nominadora y por lo absurdo de esos traslados contrarios a la ley, sostenga una reunión de inmediato con la representación sindical de los trabajadores afectados para discutir exclusivamente el regreso a la zona de servicio de cada uno de los empleados trasladados.