¿Hasta cuándo vamos a aguantar?

Los banqueros y funcionarios que en el 2008 dirigieron el Comité Asesor de Reestructuración y Estabilización Fiscal, CAREF son los mismos que hoy dirigen el Banco Gubernamental de Fomento. Los nombres de las figuras pueden ser distintos, pero las empresas asesoras, los bancos y las empresas personales que representan son las mismas. Estos representantes de la Milla de Oro solo tienen una receta para nuestro pueblo. Cortar la soga por lo más fino, el servicio al pueblo trabajador.

 

Es por ello que en el 2008 propusieron la medicina amarga que incluyó el despido de 30 mil empleados públicos. Acompañaron los despidos con la famosa Ley 7 que congeló convenios y derechos adquiridos en el gobierno central. Aprobaron la nueva forma de privatizar, las Alianzas Públicas Privadas. Enmendaron la Ley de Permisos para eliminar estos y poder desarrollar proyectos sin protección al ambiente y libre de protestas de comunidades.

Así vendieron expresos, implantaron peajes, foto multas y cedieron el aeropuerto. Trascienden de los partidos políticos, así, no les afecta quienes son electos. Ellos siguen dirigiendo el gobierno desde el poder económico. Este cuatrienio, desmantelan los sistemas de retiro, aprueban una reforma laboral para todo el gobierno y las corporaciones públicas destruyendo el derecho laboral hasta conocido (Ley 66).

Su fortuna sigue creciendo mientras el país se sumerge en su peor crisis financiera creada por estos señores. ¿O es que alguien duda sobre el conocimiento experto que posean los funcionarios del Banco de Fomento, de Hacienda y las otras entidades gubernamentales y privadas envueltas, que apoyados por asesores y economistas, aplican al momento de haber decidido endeudar el país en más de 40 mil millones desde el año 2004 al presente? Ese conocimiento experto supone que ellos conocían lo que hoy tenemos y padecemos. Que ellos sabían lo que iba a pasar. Ese conocimiento experto nos lleva a nosotros, el pueblo, a la quiebra. Pero a ellos les otorga contratos millonarios para sus empresas y allegados.

Esos mismos banqueros anuncian que se deberá cerrar el gobierno si no se toman medidas adicionales para imponer impuestos que afectarán y golpearán con mayor fuerza a la clase trabajadora. Sus medidas son a favor de quienes nos endeudan más, a intereses de usura, sin importarle la educación, la salud, la vivienda y la protección social del pueblo.

Ya es hora que la Milla de Oro tiemble ante la indignación del Pueblo. Ya es hora de que los banqueros y asesores, que disfrutan su riqueza mal adquirida, sean enjuiciados y procesados por su responsabilidad ante el endeudamiento del país. Ya es hora de decir ¡Basta Ya!